viernes, 17 de diciembre de 2010

¿Conoces la Guardia de Honor del Corazón de Jesús?



"Un soldado, le abrió el costado con una lanza" Jn. 19, 34

Desde la cumbre del Calvario cerca de Jesús crucificado una guardia velaba: postrada en adoración, lágrimas y amor, en pie , en fidelidad, abnegación y sacrificio. Eran María Magdalena, la pecadora convertida; el apóstol San Juan, el discípulo amado, y la Virgen María, Madre de Jesús.

¿Quién dirá los consuelos que esta heroica Guardia de Honor prodigó durante las tres horas de crucifixión al Divino Sentenciado?

María Magdalena había derramado a los pies de Jesús sus perfumes y sus lágrimas; Jesús la inundaba con su preciosisíma sangre, haciendo de la pecadora la peana de su altar y el pedestal de su trono: porque Pilatos le había escrito: El Crucificado era REY. (Mt. 26, 37)

El apóstol San Juan, era el único de los doce que había valerosamente seguido a su buen maestro, y Jesús, le legaba a su Madre y le asociaba a esta primera y solemne Misa del Calvario, que El, Pontífice eterno, celebraba para gloria de su Padre y salvación del mundo, asistido de la Virgen María, cooperadora de la obra de redención. Por eso el apóstol San Juan y la Virgen María estaba en pie a uno y otro lado del altar del sacrificio.

En cuanto a la Virgen Inmaculada, porque había consentido en que Jesús sacrificase su vida por nosotros, le legó una generación de almas y en la persona del apóstol San Juan le hizo nuestra Madre. Eva nos perdió debajo del árbol de las delicias; la Virgen María nos dio la vida debajo del Árbol del dolor.

¡Pero la recompensa suprema reservada a los Guardias de Honor del Calvario, fue asistir a la apertura del Corazón de Jesús! Fueron los primeros que contemplaron este Corazón lleno de suavidad, atravesado por la lanza, y los primeros que ofrecieron las primicias del Culto que le profesan hoy sus humildes Consoladores.

La Virgen María, el apóstol San Juan y María Magdalena, fueron las primicias y al mismo tiempo el símbolo perfecto de la Guardia de Honor. Hicieron este oficio, y por sus actos y sentimientos representaron de un modo admirable las diversas funciones que esta obra asigna a sus miembros, no menos que la misión que les propone, y el espíritu de que desea verlos animados.

Su Objeto.

El Sagrado Corazón de Jesús, símbolo de la Caridad infinita, he ahí el motivo esencial que la Guardia de Honor propone a las adoraciones de sus asociados, considerándole sin embargo bajo un aspecto esencial: El Sagrado Corazón Herido, dando por la efusión de su Sangre, el ultimo testimonio de Amor. Adoramos pues, a este Corazón Divino, herido visiblemente por la lanza, en el árbol de la Cruz, y herido después invisiblemente cada día por el olvido, la ingratitud y los pecados de los hombres.

En la primera imagen dibujada por Santa Margarita María Alacoque y presentada a la devoción de sus novicias había escrito en la misma Herida del Corazón de Jesús, la palabra "CHARITAS", resumía la misión que Nuestro Señor acababa de confiarle: la de hacer llegar al mundo entero estas palabras asombrosas salidas de la boca de Dios: "He aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres, que nada ha reservado hasta agotarse y consumirse para mostrarles su amor..." Pero, muchas almas parecían detenidas únicamente en la contemplación del amor infinito que revelan estas divinas palabras, no habían sondeado la profunda Herida hecha por este mismo Amor en el Corazón de Jesús; herida invisible cuya llaga visible abierta por una lanza, no era sino el símbolo.

Y así la Guardia de Honor ha querido fijas la atención sobre el Corazón de Jesús, traspasado por la lanza del soldado y agrupar almas reparadoras en torno al Corazón Herido. Este objeto es doble:

Objeto material: El Corazón de Jesús atravesado por la lanza, Herida inefable, prevista, amada y aceptada por el Salvador durante su vida, sufrida después de su muerte como último exceso de amor, y digna por consecuencia de todas nuestras adoraciones.

Objeto espiritual: El Corazón viviente de Jesús en la Eucaristía perpetuamente herido: Por el olvido e ingratitud de los hombres (Is. 1,2) En su Reinado, por la apostasía de los pueblos que reniegan de su reino social. Ellos han conspirado contra el Señor, su Cristo. En su Sacerdocio por la profanación de su sacrificio y de su Sacramento de amor; y por las traiciones sacrílegas de aquellos a quienes Él mas ama. "Las otras herían mi cuerpo... pero estas herían mi corazón"

Tres grandes heridas que han crucificado y crucifican todos los días a Jesús en su Corazón, como lo que fue en su cuerpo; y que Santa Margarita María Alacoque simbolizó mandando que pintaran tres clavos en este Corazón adorable, en la primera imagen que ella dibujó y ofreció a veneración de sus hermanas.

Su Fin.

El fin de la Guardia de Honor es curar estas tres Heridas del Corazón de Jesús por medio de un culto perpetuo de consuelo, reparación y amor.

Las personas que practican el tierno oficio de Guardias de Honor, imitan cada uno a su modo a la Virgen María, al apóstol San Juan y a María Magdalena al pie de la Cruz.

Con María Magdalena, los Guardias de Honor de toda edad, sexo y condición, consuelan y reparan los ultrajes hechos a Jesucristo en su Divinidad, postrándose a sus pies respetuosos y amantes, llenos de amor para llorar sus faltas y la de sus hermanos... Es el Amor arrepentido, filial y agradecido, postrado ante el Corazón de Jesús. El oficio especial de estas almas es la Hora de Guardia.

Con el apóstol San Juan, los Guardias de Honor (especialmente los sacerdotes), reparan las heridas hechas a Jesús en su Reinado divino, ofreciendo a su Corazón herido sentimientos de celo, actos generosos y de verdadero sacrificio... Es el amor reparador frente al costado herido de Cristo, que toma en sus manos la Sangre y Agua que salieron de la Herida de su Corazón y hace de esta oblación pura, de este cáliz precioso una arma reparadora y apostólica en favor a la Iglesia, de las almas y para que vuelvan los pueblos a ponerse bajo el cetro de amor de Jesucristo. El oficio especial de estas almas es la mística y perpetua ofrenda del cáliz de bendición, de que se ha hablado antes.

Con la Virgen María, los Guardias de Honor ( en particular las personas religiosas y las consagradas a Dios) consuelan y reparan las heridas dolorosas que Jesucristo, Sacerdote y Víctima, recibe en su Sacerdocio y unen su oblación a las del Salvador perpetuamente inmolado, haciéndose una sola y misma víctima con Él. Es el amor heroico, que sube hasta el altar del sacrificio glorificando al supremo amor y cooperando con Él a la salvación del mundo. El oficio especial de estas almas es la unión con el Salvador constantemente inmolado.

Sus Frutos.

El resultado de estos ejercicios son verdaderamente frutos de vida.

Se pide y se obtiene más horror al pecado, verdadero arrepentimiento de las faltas y un amor tierno, filial y agradecido a nuestro Señor.

Se adquiere más generosidad, más celo y abnegación en el servicio de Dios y de las almas; y un espíritu de reparación y disposición de apóstol.

Se penetra el alma del espíritu de sacrificio y de inmolación, y contrae una unión estrecha con la vida y los estados de víctima de Nuestro Dulcísimo Salvador.

En otros términos: purificarse para ofrecerse, ofrecerse para ser inmolado, inmolarse para unirse a Jesucristo y consumirse en Él... ¡He aquí la Guardia de Honor!

Esta obra comprende en sus prácticas la Santa Misa, la Comunión Eucarística, la Adoración del Santísimo y toda la grandeza y belleza de la vida cristiana que es necesaria, útil y accesible a todos.

1 comentario:

  1. tu mi hermozo general !!!
    MI SAGRADO CORAZÓN DE JESUS..
    te amooo ..te glorifico por tantos favores resividos...
    ERES MI SEÑOR MI DIOS Y MI TODO !!!
    TE CONSAGRO MI CORAZON MI ALMA MI CUERPO TODO MI SER PARA
    SOLO VIVIR POR TU AMOR Y TU GLORIA...

    ResponderEliminar